Vender como un gusano

En Halloween la modelo Heidi Klum hizo una fiesta de disfraces.

Por lo visto la hace cada año (excepto en pandemia que hizo un parón de 2 años).

Lo particular de esta fiesta es la expectación que se genera alrededor del disfraz que la modelo lucirá.

Y en esta ocasión dio mucho de lo que hablar.

Se disfrazó de gusano.

Tardó más de 10 horas en maquillarse y meterse dentro del traje.

Por lo visto no podía apenas moverse y tenían que darle de beber con una pajita.

Se metió tanto en su papel de gusano que los periodistas la entrevistaron estando ella tumbada en el suelo, moviéndose como este animal de tierra saliendo de su agujero en un día lluvioso.

Tras varias horas de caracterización, se cambió de ropa dejándose solo el maquillaje de la cara y siguió disfrutando de la fiesta ya un poco más ligera.

¿Y qué tiene esto que ver con el marketing?

Pues que esta modelo que vive de vender su marca personal salió en un montón de medios y estuvo en boca de todos durante los días siguientes a la fiesta.

Que si vaya disfraz el de Heidi Klum, que si 10 horas de maquillaje, que si le daban de beber con pajita, que si atendió a los periodistas tumbada en el suelo, que si Heidi Klum esto, que si Heidi Klum lo otro.

La modelo compartió fotos y vídeos del proceso de creación del disfraz en sus rede sociales y cuentan con miles de visualizaciones y comentarios. Cada post se viralizaba a los pocos segundos de ser publicado. https://www.instagram.com/heidiklum/

Y cuando algunas marcas piensan en alguien para sus campañas tienen el nombre de Heidi Klum en la punta de la lengua.

La modelo organiza estas fiestas de Halloween como campaña publicitaria.

Y si tu también quieres dar a conocer tus servicios o productos quizás pueda ayudarte a crear una buena estrategia de marketing. No hace falta que te vistas de gusano, hay otras formas de potenciar tu imagen de marca. ¿Hablamos?

Deja un comentario