Mao Tse y las flores de plástico

Hace años estuve de mochilera viajando por China.

Fue en 2007.

Vimos osos pandas, los Guerreros de Xian, Hong Kong, Shanghái, la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el templo del Cielo, la ciudad subterránea de Dixia Cheng en Pekin, muchos budas, muchos santuario, baños muy sucios…

Y también el cuerpo embalsamado del dictador comunista Mao Tse-Tung.

Su cuerpo estaba en un mausoleo ubicado en la plaza de Tiananmén.

El cuerpo de Mao descansa todavía hoy protegido por un ataúd de cristal, en el que las partes visibles del dictador restan rodeadas por una atmósfera seca, mientras que las no visibles están empapadas por un líquido imposible de observar a simple vista (Wikipedia me ha ayudado con la explicación).

Ver este personaje embalsamado impactaba. Pero lo que más sorprendía era que para entrar en el mausoleo había una larguísima cola de chinos nostálgicos del dictador.

Al pie de las escaleras del mausoleo podías comprar un ramo de flores de plástico, parecía que te adentraras en un pasillo de un todo a 100 lleno de decoración floral anticuada.

Luego los visitantes accedían al interior del mausoleo, veían a su ídolo, dejaban el ramo en una esquina, junto con los otros cientos de ramos y una señora malhumorada les hacía pasar rapidito que había más gente que quería mostrarle sus respetos al jefe.

Con mi compañero de viaje comentamos que el negocio de las flores era redondo:

Comprabas las flores de plástico al entrar, las dejabas al dictador y te ibas. Seguramente cuando cerraban el circo la señora simpática las devolvía al todo a cien de la entrada para la jornada siguiente.

¿Y qué tiene esto que ver con el marketing?

Pues que creas un lead magnet un día, ya sea un ebook o un webinar y lo hechas a correr para que te genere entradas a tu embudo de ventas.

Un negocio brillante, los recursos gratuitos marchando solos y los leads recibiendo tus comunicaciones en modo automático con un copy brillante enfocado a venderrrr. Distinto público, pero siempre los mismos e-mails.

Y tú, al igual que nuestra amiga que hacía pasar rapidito a los chinos puedes hacer igual. Si quieres ir más rápido y captar más e-mails, pues una campaña de social ads o Google ads anunciando tu recurso gratuito.

Este anuncio va a una landing con un copy genial, se suscriben a tu newsletter, se descargan tu ebook, reciben tu cadena de e-mails programada en modo automático y te compran.

Pim-pam-pum

Soy Núria Posa, hago planes de marketing, embudos de venta y automatizaciones de e-mails.

Deja un comentario