Lo que opino sobre colaborar con famosos

Según este artículo de El Confidencial, hay muchos famosos que no llegan a fin de mes: https://www.elconfidencial.com/cultura/2022-07-16/persona-famosa-todo-mundo-habla-final-mes_3461115/

Te cuento la siguiente historia que me pasó hace 10 años:

Hace tiempo conocí a una actriz de telenovela del mediodía.

Era una de estas actrices que cuando la ves por la calle dices, ¡me suena su cara, la conozco de la tele! Pero realmente no tienes ni idea de quién es.

Yo por aquél entonces tenía una marca de ropa, diseñaba, cosía e intentaba vender.

Y el representante de esta actriz se puso en contacto conmigo con la siguiente propuesta: tu le regalas un vestido y ella se lo pone para tal gala que habrá un montón de medios de comunicación y tu vestido saldrá en la tele y en las revistas del corazón.

Como comprenderás yo estaba emocionadísima: ¡una actriz que no sabía quién era, pero que tras una búsqueda en Google reconocí rápidamente, iba a llevar uno de mis vestidos en no sé qué gala!!

Yo tenía 30 años y estaba flipadísima con la propuesta.

Total, que vino la actriz, muy amable y simpática, se probó varios vestidos y eligió el que más le gustaba.

Yo no vi mi vestido en televisión ni nada, pero la representante me envió un par de recortes de prensa, por lo que me quedé más o menos contenta, porqué me permitieron alardear un poco en redes sociales compartiendo su foto.

Unos días después, la actriz me llamó por si quería ir a tomar algo con ella. Pensé que no debía tener muchos amigos. Pero fui porque era quien era y a una actriz no le dices que no vas a ir a tomar algo con ella.

Así pasaban los meses y me iba llamando como si fuéramos super amiguis. Al cabo del tiempo me pidió otro vestido para otra gala. Se lo di un poco a regañadientes y cuestionándome qué puñetas estaba haciendo…

Resumiendo, que al poco tiempo dejé de darle ropa y ella dejó de llamar.

 

Lo bueno de esta historia es que, años más tarde, vi que la hermana de una amiga que tiene un centro de estética en Barcelona había hecho un post en instagram con una foto de la actriz.

 

La acompañaba con un texto que decía así: Hoy ha venido a visitarnos @laactriz  Actriz que admiramos muchísimo y además una mujer maravillosa. MIL GRACIAS POR CONFIAR EN @centrodeestetica  Te esperamos cuando quieras para mimarte y cuidarte como te mereces!

Cuando lo vi pensé: «¡Alaaa… se ha pasado, pero si seguro que no sabía cómo se llamaba!»

 

Y a los pocos meses me encontré con Gemma, la propietaria del centro de estética y hermana de mi amiga. Nos paramos para saludarnos y charlando aproveché para preguntar: «Oye, ya he visto que la actriz es clienta de tu centro, ¡qué guay que te codeas con la jet set!»

 

A lo que me contestó: «¡Qué va! Vino 3 veces a hacerse cosas gratis y cuando le dije de cobrarle ya no vino más. ¡Vaya jeta!»

 

Ninguna de las dos vimos el retorno de la inversión, no nos reportó más ventas ni nos dio más visibilidad.

Supongo que nos cegó que una persona famosa se fijara en nuestro negocio.

Todo esto para decirte que debe ser verdad que los famosos no llegan a fin de mes, porque esta chica iba mendigando vestidos y manicuras… 

No digo que todos los famosos sean iguales, digo que si tienes una marca y te estás planteando una colaboración, ojo que no te tomen el pelo.

Deja un comentario